Author Archives: caneduca

Leishmaniosis

La Leishmaniosis es una enfermedad parasitaria que afecta a los perros y es transmitida por un tipo determinado de mosquito (Phlebotomus).

Las hembras del mosquito pueden picar a un animal enfermo y tomar el protozoo (género Leishmania) junto con la sangre succionada, estos parásitos cambian de morfología en su interior, adquiriendo la forma infectiva en unos días. Posteriormente, si este mosquito pica a un animal sano puede transmitirle la enfermedad.
Es muy importante dejar claro que no hay posibilidad de contagio directo entre animales o entre animales y personas. Sólo es posible la transmisión mediante el Phlebotomo. Además, en humanos se producen muy pocos casos de contagio y se dan fundamentalmente en personas con su sistema inmunitario deprimido por otras enfermedades o causas.

La Leishmania se localiza en la sangre y la médula ósea del perro. Desde la picadura del mosquito hasta que se muestra la enfermedad pueden pasar de 4 a 6 meses, y no es detectable en esa fase ni siquiera por medio de análisis de sangre. Pasado este tiempo, los síntomas que pueden aparecer son: crecimiento exagerado de las uñas, ganglios infartados, alopecias características en zonas del cuerpo como orejas y alrededor de los ojos y delgadez a pesar de comer con apetito y regularidad, entre otros. Simultáneamente, en perros no tratados, el parásito va afectando a los órganos internos (hígado, riñón…) y la salud del animal empieza a verse seriamente dañada.
No obstante, una vez detectada la enfermedad la aplicación del tratamiento existente permite que los animales puedan tener una buena calidad de vida durante muchos años e incluso morir de viejos, si el ambiente es adecuado y la atención correcta. Con este tratamiento se consigue aislar el parásito en la médula y deja de ejercer su efecto, por lo que desaparecen los síntomas. En caso de no tratar al animal o de que este no responda al tratamiento, su salud va deteriorándose y se recomienda su eutanasia.

En la Comunidad de Madrid la Leishmaniosis es endémica en algunas zonas, al igual que en toda la costa Mediterránea y está presente en otras regiones del interior. Si su perro no recibe protección alguna, el riesgo de contraer la enfermedad varía entre un 3% y un 18%. El riesgo siempre aumenta si el animal permanece más en zonas rurales y periurbanas, en regiones cálidas del país y si está fuera de casa al anochecer.
Como de momento no existe una vacuna la única lucha contra la enfermedad es la prevención: El mosquito vive en primavera y verano, e incluso en otoño si éste es cálido, siendo especialmente activo en el crepúsculo y al amanecer, y durante la noche. Por lo tanto, se recomienda no sacar al animal a la intemperie durante esos momentos y que duerma en el interior; además de aplicar durante esas épocas productos repelentes e insecticidas con la frecuencia y en la dosis que nos recomiende nuestro veterinario.
Igualmente es aconsejable que cada año en otoño-invierno se realice al animal una prueba específica para la detección de esta enfermedad, ya que el tratamiento es más efectivo si se diagnostica pronto. Tratamiento Si se observan los síntomas clínicos de la enfermedad, lleve su perro a una clínica veterinaria para realizar una prueba serológica y así confirmar si realmente padece la enfermedad. El tratamiento tendrá más éxito si se inicia en las primeras fases de la enfermedad, de ahí la importancia de realizar análisis anuales.
El tratamiento suprime los síntomas y puede permitir una buena calidad de vida a su animal durante muchos años si la respuesta al mismo es positiva. Los fármacos utilizados consisten en comprimidos de alopurinol, así como en compuestos antimoniales (glucantime), que se aplican según prescripción del veterinario, que adaptará el tratamiento a las necesidades de cada caso concreto. Se deben hacer controles periódicos 2 o 3 veces al año, para ver la evolución de la enfermedad y detectar posibles recaídas, en cuyo caso se tiene que repetir el tratamiento.

recursos

:
http://teddybearpuppydogs.com

Estafas en la adopción de perros por internet

Es normal encontrarse gente que, por no pagar un poco más por un buen ejemplar, accede a anuncios de internet para conseguir un perro de un particular más barato.
No nos extraña ya ver anuncios, incluso de gente extranjera, que quiere regalar sus perritos y sólo nos pide el dinero del envío.
Perritos de raza gratis… ¿quién diría que no, cuando estaba pensando gastarse un dinero en ellos?

Aquí tenemos un artículo de SOS-Nórdicos, donde se hace una envidiable labor de investigación acerca de estos casos. Y nos ayuda, si se da el caso, a denunciarlo. Muy interesante.

 

Recientemente, la web de SOS-Nórdicos ha tenido la desgracia de que han aparecido anuncios ofertando cachorros de perros de pura raza en adopción que en realidad, es el “modus operando” de una estafa o fraude muy común en Internet (también conocida como Estafa nigeriana, scam,…), que consiste en ofrecer cierto tipo de productos muy demandados a unos precios irrisórios o cualquier otro producto susceptible de actuar como “gancho”.
Es nuestro deber moral el denunciar y comentar este hecho ante todos nuestros usuarios para que puedan estar alertas ante la aparición de este tipo de anuncios en cualquier sitio de Internet y poder obrar en consecuencia.
En el caso que nos ocupa, su forma de actuar es la publicación de distintos anuncios de adopción o de venta de animales de compañia en varios de los portales de Internet dedicados a la compra-venta e incluso la adopción, ofreciendo perros, gatos e incluso animales exóticos a unos precios irrisórios o mediante la adopción, previo pago de “gastos de transporte y tasas”.
Además de este primer ejemplo, hemos tenido estos otros anuncios “gancho”:

estafa_anuncios_cachorros_alaskan_malamute1Anuncio fraudulento de un cachorro de Alaskan Malamute en adopción

 Ejemplo 1:

Anuncio fraudulento de un cachorro

de Alaskan Malamute en adopción

estafa_anuncios_cachorros_chow_chow2Anuncio fraudulento de un cachorro de Chow Chow en adopción

Ejemplo 2:

Anuncio fraudulento de un cachorro

de Chow Chow en adopción  

estafa_anuncios_cachorros_siberian_husky3Anuncio fraudulento de un cachorro de Husky Siberiano en adopción

Ejemplo 3:

Anuncio fraudulento de un cachorro

de Husky Siberiano en adopción

 

Estafas similares en otros países

Gracias a la globalización y al alcance de Internet, este tipo de fraude también llega a otros países. Hemos investigado y detectado que sus acciones van desde Bosnia hasta Estados Unidos. Para muestra, hemos seleccionadas unas cuantas capturas de página de las que os ofrecemos a continuación:

Ejemplo 1:

estafa_cachorro_buldog_ingles_bosnia_01Captura de una página de anuncios clasificados de Bosnia ofertando un Bulldog Inglés

Captura de una página de anuncios clasificados de Bosnia ofertando un Bulldog Inglés

Ejemplo 2:

estafa_cachorro_buldog_ingles_bosnia_02Captura de una página de protección animal de Bosnia anunciando un Bulldog Inglés

Captura de una página de protección animal de Bosnia anunciando un Bulldog Inglés

 Ejemplo 3:

estafa_cachorro_gato_persa_rumania3Captura de una página de clasificados de Rumania anunciando un cachorro de gato persa

Captura de una página de clasificados de Rumania anunciando un cachorro de gato persa

 Ejemplo 4:

estafa_cachorro_buldog_ingles_USA4Captura de una página de anuncios clasificados de Estados Unidos ofertando un Bulldog Inglés

Captura de una página de anuncios clasificados de Estados Unidos ofertando un Bulldog Inglés

 Ejemplo 5:

estafa_cachorro_chihuahua_UK5Captura de una página de clasificados de Reino Unido anunciando un cachorro de chihuhaua

Captura de una página de clasificados de Reino Unido anunciando un cachorro de chihuhaua

 

Precauciones a tomar ante determinados anuncios

Este tipo de anuncios suelen tener un patrón determinado y por ello, os facilitamos las indicaciones para poder diferenciar (con ciertas salvedades) las estafas de los verdaderos
Fotos de cachorros. Utilizan fotos (muy bonitas) de cachorros de pura raza. Las fotos las capturan de las distintas webs que hay en Internet, sin importar si tienen o no derechos de Propiedad Intelectual.
Texto del anuncio. La escritura suele ser muy deficiente y pobre (suelen utilizar traductores on-line) y el texto, bastante sencillo y resumido.
Telefono contacto. En la gran mayoría de las veces no existe. Y si está publicado uno, raramente lo cogerán y si descuelguan, es un número que han utilizado de forma completamente arbitraria.
Correo electronico. Es su medio de comunicación por excelencia y la gran mayoría de ellos pertenecen a cuentas de correo electronico gratuitas (Hotmail, Yahoo, Gmail,…). Una comprobación muy sencilla es buscar en Internet el correo electronico del contacto (También puedes comprobar alguno en esta lista).

¿Cómo actuan?

Una vez que hayamos contactado con el anunciante, suelen repetir el contexto del anuncio y aprovechan para pedir nuestra preferencia (si queremos macho o hembra, aunque muchas veces no esté anunciado que sea camada). Según el correo que enviemos, nos contestan diciendo que preguntarán las tasas de adopción y envio según dónde vivamos, pero en general, siempre piden una cuantia aproximada a 100 €.
Si hablamos en castellano, como el del estafador suele expresarse con expresiones muy simples e incluso con frases incoherentes, te piden si puedes hablar con ellos en inglés o frances (lo dominan mejor).
Según avanza nuestra conversación, van preguntando cuando queremos al cachorro en casa, nos comentan que nosotros pagaremos a la agencia de transporte los portes y el coste del cachorro, que no nos preocupemos por nada, que el cachorro es muy sano, sociable, cariñoso,…
Si ellos detectan que respondemos con cierta insistencia y con ganas de tener a ese cachorro, suelen “tardar” en dar una respuesta y cuando lo hacen, ya es para pedir tus datos personales completos (nombre completo, dirección, telefono e incluso en algunos casos, el número de tu DNI). Como consejo, NUNCA des tus datos personales ya que aún en el caso de que hayas caído inicialmente en su trampa y al final te hayas rehusado a efectuar cualquier tipo de pago, ellos podrían utilizar tus datos para cometer delitos de suplantación de identidad (también conocido como Phishing)
Si la trama sigue adelante, y una vez que hayamos dado nuestros datos personales, ellos nos indicarán que la agencia de transporte contactará con nosotros para informar el procedimiento de entrega del cachorro y de la forma de pago.
Aquí recibiríamos otro correo (o incluso dos, uno de ellos en inglés), esta vez de una supuesta “agencia de transporte” con unos datos de contacto, el “paquete” a enviar, las condiciones del envio, de pago y demás. En el caso que hemos investigado, hemos recibido el siguiente correo electronico:

estafa_correo_envio_cachorrCorreo de la supuesta empresa de transporte notificandonos la entrega y la forma de pago

Correo de la supuesta empresa de transporte notificandonos la entrega y la forma de pago

Como bien se puede comprobar en este correo electronico recibido por la supuesta “agencia de transporte”, la forma de pago siempre suele hacerse por Western Union a nombre de una persona situada en Camerún (en esta investigación) donde muchas veces no pasa de ser un simple mulero, o sea, se le paga un pequeño porcentaje sólo por ir a cobrar la cuantía enviada a la agencia.
Es importante resaltar que en la propia web de Western Union nos alerta de los distintos fraudes que podemos ser sujetos.

Por ello, si has llegado hasta aquí y casi todo concuerda, estás ante una estafa en toda regla. Por ello, NO efectues ningún tipo de pago que sea vía Western Union o similares y aborta dicha transacción.
Cómo y dónde denunciar este tipo de fraudes por Internet en España

Lo primero que uno debe hacer para luchar contra este tipo de estafas en Internet, es colaborar denunciandolo. Intenta contactar con los responsables de la web (en nuestra web se puede realizar a traves de nuestra página de contacto o por correo electronico) comentandoles la situación (además de aportar todos los datos que dispongas hasta el momento, sobretodo el enlace del anuncio) para que se puedan tomar las medidas oportunas de la forma más rápida posible. En ocasiones, muchas webs de anuncios disponen de una opción donde poder denunciar el anuncio.
Si has sido víctima de un fraude similar, lo mejor es denunciarlo ante la Autoridad Competente aportando el máximo de pruebas que puedas reunir (capturas de pantalla, correos electronicos, ordenes de pago,…).
En España hay varias posibilidades, sea presencial (ir a presentar la denuncia personalmente a la comisaria) o hacerlo virtual (vía web). Infelizmente, según la actual Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su artículo 265, impone que la denuncia ha de ser con personación del denunciante o por su representante legal. Por ello, aunque se pueda rellenar la denuncia por Internet, es necesario presentarse ante el organismo ante el cual has realizado la denuncia para firmar y recoger la denuncia en un plazo máximo de 72 horas.
Tanto para firmar y recoger la denuncia presentada telemáticamente, como para poder presentar personalmente la denuncia ante la autoridad competente, dependerá del lugar donde uno viva y de la cercania de un cuartel de la Guardia Civil o de una comisaria de Policia Nacional, o de la correspondiente Policía Autonómica. También dependerá del tipo de delito, con lo que es conveniente preguntar la mejor manera antes de actuar.
En Cataluña, en Navarra y en el País Vasco, también es posible hacerlo a través de sus correspondientes policias autonómicas, como son los Mossos d’Escuadra (en Cataluña), la Policia Foral (en Navarra) y de la Ertzaintza (en el Pais Vasco).

En resumen:

Guardia Civil. A través de su Grupo de Delitos Telemáticos. En este caso, podemos descargar el formulario de denuncia y rellenar tranquilamente en casa para poder presentarla ante la Guardia Civil.
Policia Nacional. A través de la Brigada de Investigación Tecnológica mediante el envio por correo electronico de toda la información disponible a \n
fraudeinternet@policia.es Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla . También es posible realizar denuncias on-line. Como hemos comentado anteriormente, la salvedad de este tipo de denuncias on-line es la necesidad de presentarse en una comisaría para firmar y recoger la denuncia en un plazo máximo de 72 horas.
Policia Foral de Navarra. Al igual que en el caso de la Policia Nacional, la Policia Foral de Navarra también facilita la realización de denuncias on-line.
Mossos d’Escuadra. Al igual que en el caso de la Policia Nacional, los Mossos d’Escuadra también facilitan la realización de denuncias on-line.
Ertzaintza. Al igual que en el caso de la Policia Nacional, la Ertzaintza también facilita la realización de denuncias on-line.

recursos:

http://teddybearpuppydogs.com/teacup-teddy-bear-puppies/

Alimentación canina, el carnívoro desterrado

A día de hoy nadie se pregunta cómo debe ser la alimentación de un perro, ¿qué come ese peludo de cuatro patas que tenemos en casa? “Pienso”. Cualquiera sabría responder de esta manera sin haber estudiado nutrición, ¿verdad? ¿Pero qué pasa si destripamos un poco el organismo del perro y sus necesidades nutricionales?

Y es que el perro está tan integrado en nuestros hogares y en nuestras familias, que cuesta verlo cómo realmente es, un depredador preparado físicamente para devorar a sus presas. Cuesta creer que nuestro “Bobby”, “Drako”, “Nala”… En su estado natural fuera a matar pequeños y grandes animales para alimentarse, en lugar de consumir pienso.

El perro, como cánido, entra dentro del gran grupo de los mamíferos carnívoros que incluye a otros animales cercanos evolutivamente como el zorro, el lobo, el chacal o el coyote, todos ellos depredadores y de constitución física similar. Sin embargo, actualmente esta condición de carnívoro del perro parece ser ignorado en esta etapa dorada de los piensos por la cual atravesamos, siendo alimentado de manera anti natural si tenemos en cuenta qué es un perro.

Pero no suficiente con ello, en forma de corriente impulsada por las compañías de pienso y sus beneficiarios, ahora se nos intenta hacer creer que un perro es un omnívoro, y se equipara su alimentación con la humana. Sin embargo es aceptado entre la esfera biológica y científica que el perro es un carnívoro, y así es aceptado hasta estos días por mucho que se empeñen algunos en cambiarlo de grupo.

 

¿Por qué los perros no pueden alimentarse como lo haríamos nosotros, omnívoros? Hay distintos puntos a analizar para responder correctamente:

Tienen un sistema digestivo mucho más corto y ácido que el nuestro: esto tiene sus ventajas y sus desventajas. Como ventaja principal se encuentra el hecho de que les prepara para hacer frente a los microorganismos patógenos que estén presentes en la carne cruda, pudiendo incluso enfrentarse a los riesgos que supone comer carne cruda descompuesta como es común entre los carroñeros, grupo al que pertenece el perro en épocas de mala caza, al igual que el lobo u otros cánidos.

La gran desventaja que presenta este tipo de sistema digestivo es el poco tiempo que se encuentra el alimento en digestión antes de ser expulsado mediante la defecación. Esto hace que los alimentos de larga o complicada digestión no puedan ser aprovechados correctamente, siendo causantes de un aporte pobre en nutrientes y de un volumen excesivo de heces. Esto es parte del problema que tienen los perros para asimilar ciertos tipos de alimento.

Carecen de enzimas digestivas en la saliva: nosotros como omnívoros tenemos amilasa en la saliva, una enzima que provoca una predigestión de los hidratos de carbono complejos en la boca antes de pasar al estómago. Pero los perros, como carnívoros que son, carecen de ellos. Y por ello alimentos como los cereales (arroz, trigo, maíz…) no se llegan a digerir completamente, expulsándose en grandes volúmenes mediante las heces.

Tienen una dentadura propia de la de un carnívoro: al igual que cualquier otro carnívoro poseen unos incisivos pequeños y puntiagudos, unos colmillos muy grandes en relación a los otros dientes y unos molares con bordes dentados. Es una dentadura preparada para desgarrar pero no para triturar alimentos, porque además, sus bocas tienen un movimiento lateralizado muy limitado. Esto les da ventaja sobre nosotros a la hora de tratar la carne, pero no para tratar otros alimentos que requieran una trituración previa a la digestión, como los vegetales. A esto se le une la falta de amilasa en la saliva, lo que complica aún más la digestión de ciertas verduras.

No necesitan consumir hidratos de carbono: mientras que para nosotros es una fuente indispensable de energía para la vida, para ellos no supone un papel trascendental como la proteína y la grasa. Pueden obtener toda la glucosa que necesiten mediante el procesado de la proteína y la grasa, sin afectar a su nutrición si éstas se encuentran en cantidades suficientes. Ellos a diferencia de nosotros no sufren problemas de colesterol por la grasa, por lo que no hay riesgo de enfermedades derivadas de niveles altos de colesterol.

Presentan numerosas alergias relacionadas con el consumo de cereales: cada vez parece mayor la cantidad de perros que sufren problemas de piel y otras alergias alimenticias relacionadas con los cereales que incluyen los piensos. En humanos hay estudios que sugieren una relación entre el exceso de glucosa y la producción excesiva de glóbulos blancos, si esto fuera aplicable en perros hallaríamos la causa de tantas alergias provocadas por cereales.

 

¿Qué omnívoro de todos los existentes puede presentar alergia a los cereales? ¿Cómo vive sano un perro que no ingiere ningún aporte de cereales? ¿Sería esto posible en omnívoros?

 

Por otro lado, ¿un carnívoro sólo come carne?

Muchas personas cuando oyen hablar sobre un animal carnívoro, imaginan a un animal que se alimenta exclusivamente de carne. Nada más lejos de la realidad, porque si bien es cierto que la mayor parte (70-75%) de su dieta se compone de carne, también lo es que consume indirectamente vegetales, tubérculos y raíces al comer el estómago e intestino de presas herbívoras, vísceras que como otras son consumidas en primera lugar de la presa cazada. También en menor parte cereales y frutos secos que hayan ingerido previamente ciertas presas. Pero es de este modo en el cual un carnívoro aprovecha todos esos alimentos que al natural serían poco digeribles para él, los consume en un estado de semi digestión producido por el aparato digestivo de sus presas. También cabe mencionar que en ocasiones incorporan a su dieta huevos que ponen otros animales, siendo éstos una fuente de proteína de gran calidad.

 

Ahora que conocemos al perro por dentro, vamos a estudiar qué nos ofrecen los piensos.

 

El pienso, esa galleta con sabor a cartón

Resulta aterrador pensar que la forma de alimentación canina más extendida en el mundo pueda no ser tan buena como defienden sus fabricantes. Al año se gastan millones de euros en publicidad y campañas de marketing en pienso, a diario vemos anuncios en la televisión con mensajes como “lo importante es su salud”, sacos de pienso con nombres que incluyen palabras técnicas como “complet” o “special”, criadores y clubes de adiestramiento que promocionan una marca en concreto… ¿Cómo vamos a imaginarnos entonces, inmersos en esta esfera, que un pienso puede no ser la mejor opción para alimentar a nuestro perro?

El bombardeo publicitario al que se ve sometido un dueño es agravado cuando su veterinario apoya con firmeza el beneficio de los piensos, y sobretodo de los que él vende. ¿A quién nos queda entonces por acudir? ¿De dónde podemos sacar respuestas verdaderas?

Resulta curioso que el perro es el único cánido al que se le alimenta a base de unas galletas cuyo mayor componente es el cereal. No importa cuánto se empeñen los anuncios, ni importa cuán integrado esté el perro en nuestras familias, no deja de ser un cánido. ¿Se ha planteado si en los zoológicos alimentan a los lobos con pienso? ¿Y a los zorros? ¿Los dingos o los chacales tienen pienso a su disposición en la naturaleza?

 

¿Entonces por qué alimentar a un animal muy cercano evolutivamente a todos ellos a base de pienso?

Actualmente el perro y todo lo que le rodea mueve muchísimo dinero en todo el planeta, se ha convertido en un miembro más de nuestra familia y estamos dispuestos a brindarle todos los cuidados que necesite. No es de extrañar pues que no tardara en surgir una gran máquina capaz de explotar esta condición, una máquina que no dudará en aprovechar el desconocimiento del dueño común para venderle todo lo que se le antoje. ¿Pero y si el dueño medio decide estudiar la nutrición en general y la alimentación canina en particular?

El pienso presenta varios inconvenientes para ser la alimentación ideal para un perro, el principal de ellos es la relación que ofrece entre cereales/carne. El pienso común y típico contiene aproximadamente un 25% de carne y el resto está formado a base de cereales. ¿Recuerda cuál era la premisa para alimentar a un cánido? La proporción era justamente la contraria, un 75% de carne y el restante estando compuesto por diversos alimentos.

Si a estas alturas usted no se encuentra muy sorprendido y no se está replanteando muchas cosas, entonces puede dejar de leer, ya que acabamos de abordar el mayor problema que ofrecen los piensos.

Esta dieta además de ser pobre nutricionalmente para un carnívoro, produce otros problemas entre los que se encuentran:

Cantidades altas de proteínas de origen vegetal: son proteínas incompletas, de ellas no se obtiene toda la nutrición necesaria como fuentes de proteína. Pero además tienen una digestión más complicada para un perro que las de origen animal. De nada sirven porcentajes adecuados de proteína en los piensos si parte de ésta no es digerida y la otra parte es incompleta. ¿Se ha preguntado alguna vez porqué las heces de su perro son tal voluminosas con el pienso y tan reducidas cuando sólo ha comido carne?

Exceso de hidratos de carbono: el perro no necesita ninguna fuente de hidratos de carbono para tener una alimentación correcta, pero no suficiente con añadir hidratos, los piensos se formulan de una manera donde suponen el mayor porcentaje nutricional. Este exceso de hidratos de carbono acaba convertido en reservas de grasa. ¿Se ha preguntado porqué los perros pueden mantener una masa grasa considerable con cantidades tan pequeñas de pienso? ¿Considera normal que un perro de 35 kilos pueda mantener esas reservas de grasa con tan sólo 500 gramos de pienso al día? Si usted mantuviera su peso ideal a base de consumir grasa y un exceso de hidratos de carbono, ¿podría decir que está sano sin mirar el resto de su dieta?

Alergias al pienso: hay muchos perros alérgicos a los cereales que ven solucionado su problema cuando su dueño recurre a otro tipo de alimentación.

Tengo más sorpresas para usted sobre el pienso, no sólo es perjudicial el exceso de cereales. Otro problema que presentan es la cocción de los alimentos, en muchos casos éstos pierden su valor nutricional al destruirse aminoácidos (componentes de proteínas), vitaminas, enzimas y antioxidantes.

Incorpora aditivos y conservantes que ingiere su perro a diario. Imagine qué ocurriría si en su casa preparara unas croquetas a base de arroz y carne e intentara conservarlas durante meses metidas en un saco sin agregarle ningún conservante.

¿Se ha preguntado alguna vez porqué si los piensos son tan buenos, no hay ninguno que le siente bien a todos los perros? Y aún peor, ¿se ha preguntado porque el mismo pienso en ocasiones le sienta mejor o peor a su perro?

Pero lo más llamativo viene cuando analizamos las vitaminas que contienen. Según los fabricantes de pienso, sus fórmulas están desarrolladas por veterinarios nutricionistas que preparan la mejor alimentación para su perro, mediante una fórmula completa en todos los nutrientes. Sin embargo parece ser que los veterinarios nutricionistas de las diferentes marcas de pienso no están de acuerdo entre ellos, ya que dos marcas diferentes incluyen cantidades totalmente dispares de una misma vitamina para la cantidad de pienso que corresponde para un peso concreto. En comparaciones entre algunas marcas la diferencia de cantidad de vitaminas llega a ser hasta el doble. Y lo mismo ocurre con el calcio y los distintos minerales. ¿No le hace sospechar esto que quizás esas mágicas fórmulas que aplican no sean del todo correctas?

Algunos piensos incluyen también harinas y subproductos animales, compuestos por desechos animales como plumas, picos, patas… ¿Qué animal se come las plumas de su presa?

La evidencia está al alcance de todos, que no le baste con creerse lo que yo le digo. Dedique un poco de tiempo en estudiar nutrición canina mediante libros de profesionales que puede encontrar en tiendas y librerías. Compare el sistema digestivo y las necesidades nutricionales de otros cánidos con las de un perro, y compare lo que comen ellos en su estado natural con lo que come su perro.

Siempre será más fácil engañar al desconocimiento que al estudio, aprenda a juzgar a quién da su dinero.

Queda claro que el pienso no ofrece la mejor alimentación para un perro, ¿pero existe alguna alternativa?

 

BARF, una verdad incómoda

A estas alturas si sigue usted leyendo es porque considera interesante conocer si hay alguna alternativa mejor al pienso. En ese caso le presentaré un método de alimentación diferente, que si bien no es nuevo, ha pasado desapercibido hasta ahora. Y es que cuando hay una gran máquina que se dedica a vender un producto no dudará en frenar toda competencia que surja. Así es como la popularidad de BARF queda mermada frente a las productoras de pienso.

 

¿Qué es BARF?

BARF, cuyas siglas traducidas del inglés significan Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados, es una forma de alimentar a los perros asemejándose lo más posible a la alimentación normal de los cánidos, impulsada por primera vez por el veterinario Ian Billinghurst. Ofrece una dieta que cualquier perro o lobo comería si tuviera acceso a los recursos necesarios en la naturaleza, respetando su condición de carnívoro y de cánido. Para que se haga una idea, alimentar con BARF a su perro supone cuidarle igual de bien que cuidan en un zoológico a los lobos, nutriéndoles como su naturaleza dicta.

 

¿Pero un perro es igual que un lobo?

Su sistema digestivo y sus necesidades nutricionales son exactamente las mismas. Y comparten genoma en un 99%, juzgue usted mismo. Sin embargo nadie en su sano juicio alimentaría a un lobo con pienso, y lo que pretenden hacernos creer los fabricantes de pienso es que sí es apropiado hacerlo con un perro. Están en desacuerdo con la biología, y también con todos los científicos y nutricionistas que trabajan con animales en zoológicos y en parques naturales de conservación de especies. Así que ríase usted la próxima vez que el dependiente de la tienda de piensos o su veterinario le diga que lo normal y óptimo es alimentar a su perro con pienso.

 

¿Qué ventajas ofrece BARF?

Además de suponer la manera de alimentación natural que tiene un perro, nos ofrece la posibilidad de formular dietas específicas para cada individuo. Esto además de posibilitar incorporar o retirar alimentos que digieran mejor o peor, nos permite brindarles una dieta variada en alimentos, algo esencial para la correcta nutrición en cualquier especie. ¿Por qué ingerir mediante el pienso todos los días los mismos ingredientes sin variación alguna?

El perro como cánido está preparado para hacer frente a los microorganismos patógenos que pueda haber presente en la carne cruda, recuerde cómo es su sistema digestivo. Éste es tan eficiente que incluso al igual que otros cánidos, puede recurrir a la carroña y a la carne cruda descompuesta sin ningún inconveniente. Sin embargo nunca se le pase por la cabeza darle a su perro carne cocida descompuesta, es sinónimo de veneno para su organismo. La única limitación se presenta con los perros que tengan el sistema inmune deprimido por alguna enfermedad, en estos casos no se recomienda empezar con BARF hasta que el perro esté sano.

Los perros que consumen BARF tras un tiempo muestran mejoras en el pelaje, el volumen de las heces, el aliento, las flatulencias, los dientes y las alergias. También se reducen drásticamente las probabilidades de torsión de estómago ya que a diferencia del pienso, la comida cruda no se hincha porque es rica naturalmente en agua.

 

Vale con la teoría, ¿pero cómo lo ponemos en práctica?

Al elaborar una dieta siempre debe tener en cuenta el porcentaje de carne que debe haber en esta (70-75%), partiendo de esto puede agregar otros alimentos naturales que complementen esta dieta, como huevos, verduras, frutas, hortalizas, cereales… La consigna es sencilla, preparar una dieta rica en el mayor número posible de nutrientes y de forma variada. Puede incluir también suplementos como la levadura de cerveza, que es rica en vitaminas hidrosolubles y no presenta riesgos.

Sin embargo recuerde que su perro es un carnívoro, y que como tal no podrá digerir ciertos alimentos si no le facilita su digestión. En el caso ideal les podríamos ofrecer estómagos e intestinos de presas herbívoras que estuvieran frescos, pero al ser complicado el acceso a ellos podemos procesar de forma casera los distintos alimentos para mejorar su digestibilidad. La fruta y la verdura deben ser licuadas; los cereales, legumbres y hortalizas bien cocidas; y los frutos secos bien molidos. Esto aumentará su digestibilidad y por tanto su aprovechamiento para el organismo canino. También puede agregar queso o yogurt, que contienen niveles bajos o inexistentes de lactosa. Éstos a diferencia de la leche son bien digeridos.

En cuanto a limitaciones en la dieta se encuentra la carne de cerdo cruda para evitar la enfermedad de Aujezky; la cebolla; y la cantidad de ajo y de vísceras como riñones o hígado, limitándose a una toma por semana, equivaliendo en el caso del ajo a 1 diente. El tomate en algunos perros puede producir irritaciones en el tracto digestivo, sin embargo no afecta a todos los perros por lo que su inclusión dependerá de ello. Por último se encuentra la uva, de la que recientes estudios sugieren una toxicidad en cantidades muy altas, sin embargo aún no se ha encontrado concretamente qué parte de la uva presenta el problema.

Las tomas de frutas/verduras y las cárnicas se recomienda administrarlas por separado, ya que contienen tiempos de digestión diferentes y producen fermentaciones diferentes. De este modo optimizamos el aprovechamiento de los nutrientes de cada grupo de alimentos.

Un día ejemplo en esta alimentación podría estar compuesto por alitas de pollo, un trozo de pescado, una mezcla de verduras licuadas y un yogurt.

La cantidad de alimento diario para perros adultos representa el 2 ó 3% de su peso total. En cachorros de dos – tres meses el porcentaje es mayor, un 10%. Este porcentaje se va reduciendo paulatinamente a medida que el perro se hace adulto. No obstante, estas cantidades son orientativas, porque al igual que ocurre con el pienso la cantidad para cada perro puede variar dependiendo de su nivel de actividad. Por tanto la mejor forma de valorarlo, nuevamente igual que con el pienso, es ver el físico de su perro. Si éste engorda o adelgaza, o si por el contrario mantiene un peso correcto.

 

“Pero mi veterinario dice que los huesos son peligrosos…”

Aunque en BARF se incluyan los huesos como fuente de calcio, no es imprescindible su administración siempre que haya otras fuentes de calcio. Sin embargo el peligro de los huesos radica en su cocción, perdiendo agua y colágeno y dando por resultado unos huesos que se astillan a diferencia de los crudos.

Si se decide prescindir de los huesos y de las espinas de pescados, hay que brindar el calcio necesario mediante suplementos del calcio como pueden ser las cáscaras molidas de huevo, harina de hueso, comprimidos… La cantidad recomendada de calcio ronda los 1.8 – 2.5 gramos por cada 500 gramos de carne.

Tenga en cuenta que los porcentajes de alimento que se calculan sobre el peso del perro incluyen la adición de huesos (los presentes en alitas, carcasas, cuellos, faldas de ternera, espinas de pescado…), por tanto si decide eliminar los huesos de la dieta la cantidad de alimento será algo menor.

 

“He oído que los huevos crudos destruyen vitaminas y que además pueden transmitir la salmonelosis…”

En la clara de huevo se encuentra una sustancia llamada Avidina que destruye la vitamina Biotina presente en la yema. Sin embargo la cantidad de Biotina que presenta el huevo contrarresta el efecto de la Avidina, haciendo que no tengamos que preocuparnos por ella. El otro punto de críticas que reciben los huevos crudos es el de la posible transmisión de salmonelosis, enfermedad producida por un grupo de bacterias llamado Salmonella. Gracias a los controles veterinarios de los que gozamos, la presencia de Salmonella en las aves productoras de huevos es poco común. Aún así, sigue tratándose de bacterias frente a las cuales el organismo del perro está preparado para defenderse, y aunque pueda ser portador de ellas no le producen la enfermedad.

 

“Dicen que cantidades altas de proteína son malas para los riñones…”

Para perros con una actividad diaria suficiente no supone ningún riesgo la toma de cantidades altas de proteína animal. Sin embargo la proteína de mala calidad y digestión sí puede ocasionar problemas a largo plazo, como la procedente de fuentes vegetales y de desechos animales. A día de hoy no hay ni un sólo estudio que demuestre que cantidades altas de proteína animal puedan ocasionar problemas. Los fabricantes de pienso usan datos sacados de estudios poco rigurosos y obsoletos para dar propaganda a su pienso, y para tener la excusa perfecta para no añadir más carne a sus compuestos.

 

“¿Estoy preparado para planificarle una dieta a mi perro? ¿Qué pasa con las cantidades de vitaminas y de calcio?

Si recuerda lo que ha leído previamente sobre los piensos, se dará cuenta de que ni los considerados nutricionistas profesionales se ponen de acuerdo en las cantidades necesarias de vitaminas y minerales. Por tanto no tema a equivocarse, proporciónele a su perro verduras y frutas lo suficientemente variadas como para que obtenga todas las vitaminas y minerales que necesita. Piense que ni tan siquiera nosotros planeamos al detalle nuestra dieta humana, ni comemos igual siempre. Y no por ello dejamos de estar sanos. No obstante, transcurrido un tiempo puede hacerle una revisión veterinaria a su perro para comprobar que está sano.

Mi recomendación es que no deje de estudiar la nutrición del perro y del cánido, verá que hay muchos errores y mentiras extendidos para el beneficio de unos. Cuanto más conocimiento adquiera más sano vivirá su perro. Hemos llegado a un punto donde el pienso ha sustituido por completo la alimentación correcta de los perros, pero por fortuna cada vez hay más veterinarios y dueños que apoyan esta forma de alimentación, mientras que otros sectores se empeñan en mermarla, ya que para ellos supone una verdad incómoda.

El cachorro llega a casa

A la hora de aumentar la familia con un cachorro, las personas, por norma general, primero lo adquirimos, y después nos preocupamos en saber qué necesita, qué obligaciones trae, qué tamaño alcanzará…

Por supuesto, esto no es para nada recomendable. Debemos recordar que es un ser vivo, y que tendrá una serie de necesidades, nos obligará a perder algunas de nuestras libertades, tendrá que salir, ir al veterinario… durará muchos años y crecerá y dejará de ser ese juguetito que adquirimos.
Por esto, es conveniente primero asegurarnos de que lo que adquirimos es lo que realmente queremos, así como de que creemos que podemos hacernos cargo de él durante toda su vida, que podría alcanzar, según la raza, los 15-17 años.

Debemos estar seguros de que toda la familia está de acuerdo, que podremos satisfacer sus necesidades y que en un futuro, a la hora de irnos de vacaciones, sepamos a ciencia cierta qué hacer con él (llevárnoslo, dejarlo en una residencia, al cuidado de un familiar o conocido…). Igualmente, tendremos que estar seguros de que el carácter de esa raza en concreto es lo que buscamos, ya que no sería conveniente que una familia de costumbres tranquilas, poco amiga de los paseos largos, etc. adquiriera un perro nervioso, ansioso y con necesidad de mucho desgaste (como podría ser un perro de caza). Igualmente tendremos en cuenta su tamaño, es probable que queramos tener un perro de tamaño medio y, cuando son cachorritos, ignorando el tamaño que alcanzará de adulto, nos quedemos con un moloso.

Una vez tenemos todo esto claro, hemos sopesado los pros y los contras, sabemos que podremos hacernos cargo de él durante toda su vida y estamos dispuestos a hacerlo, nos preparamos para su llegada.

Antes de llegar a casa:

Debemos tenerlo todo preparado, su lugar con su camita, sus juguetes, sus cuencos (comida y agua, éste último siempre lleno), su pienso (preferiblemente el mismo que ya le daban, o la cantidad de éste suficiente para poder realizarle el cambio correctamente). Fuera de su lugar, hay que recordar que es como un bebé, y tendremos que tener cuidado con las cosas que queden a su alcance, que no pueda comérselas ni romperlas.
Si tenemos mascotas en casa, lo ideal es que les presentemos en la calle, en un lugar neutro, antes de meterle en casa. Hay que recordar que, si tenemos otro perro, éste le marcará desde el principio los límites, y que es normal que haya gruñidos de parte del “antiguo” al “nuevo”. No deberemos corregir al que ya teníamos, ya que está enseñando y educando al pequeño (partiendo de la base de que en casa tengamos un perro perfectamente equilibrado, en el caso contrario está totalmente desaconsejado incluir a ningún otro miembro antes de solucionar el problema).

Educación del nuevo miembro:

En cuanto a la convivencia, recordemos que la educación que le demos de cachorro será la que mantenga después. Hay que educarlo con una base sólida, teniendo en cuenta que, aunque ahora su comportamiento nos parezca divertido, cuando sea adulto ya no lo será tanto, nos podrá molestar e, incluso, podrá causarnos algún problema. Por esto, todo aquello que sepamos que no querremos que lo realice de mayor, es ahora cuando debemos prohibírselo, y nunca ceder.
El cachorrito debe ser el último de la familia, el que menos atenciones reciba y nunca deberemos sobreprotegerlo. Con esto no quiero decir que no tengamos que mimarle, darle algún achuchón de vez en cuando o cogerle en brazos, sino que hay que saber cuándo hacerlo, y nunca pasarse. Un perro sobreprotegido no ha sabido desenvolverse solo en las situaciones complicadas y de adulto se convierte en un perro inseguro e incluso miedoso ante situaciones diferentes o difíciles. Igualmente, un perro que ha recibido un exceso de atención, podría convertirse en un “tirano”, exigente y agresivo.
Si tenemos un perro con antecedentes dominantes, o de carácter fuerte (un profesional lo podrá valorar desde las pocas semanas de vida) deberemos tener más cuidado con lo que le permitimos y lo que no, si nos demostrara rebeldía deberemos actuar siempre en el momento, atajando este comportamiento a tiempo, ya que si no lo hacemos sólo nos acarreará problemas cuando el perro supere los 6 meses de edad (aprox.).

En resumen, hay que tener claro qué traemos a casa, qué necesidades tiene, qué pros y qué contras nos traerá su llegada, y sobre todo, saber que la educación en ese periodo de vida es esencial, y que lo que aprenda en este tiempo, lo repetirá cuando llegue a adulto.

Caneduca

La llegada de un bebé

Tomar precauciones para evitar accidentes:

Una de las preguntas más frecuentes de los futuros padres es cómo introducir un nuevo bebé en un hogar en el que reside un perro. Normalmente esta cuestión genera muchas dudas ya que existe cierto miedo a las futuras interacciones entre el  niño y el perro. Por fortuna, la mayoría de las mascotas miran a los niños con curiosidad y no presentan signos de agresividad hacia ellos. Sin embargo, algunos perros pueden percibir a los bebés como un mamífero extraño y una posible pieza de caza, sobre todo aquellos que nunca han visto a un bebé y , por tanto,  no pueden reconocerlo como una cría de los seres humanos, Para ayudar a prevenir accidentes, debemos tomar algunas precauciones.

En primer lugar tenemos que asegurarnos e que nuestra mascota n tiene ningún problema de agresividad hacia los niños o adultos o de que no haya presentado ningún comportamiento predatorio (de caza) hacia pájaros, gatos o cualquier otro mamífero.
Si el perro ha manifestado algún tipo de agresión anteriormente, los padres deben consultar con un especialista en educación canina. Éste puede evaluar al animal e indicar, si fuese necesario, un plan de trabajo para reducir la probabilidad de que el perro pueda ser agresivo con el nuevo niño.
Los propietarios de perros sin problemas deben saber que sus macotas pueden cambiar sus conductas con la llegada del bebé. Al recibir menos atención que antes, el perro puede recurrir a realizar actividades destructivas para llamar la atención o simplemente para aliviar el aburrimiento. También puede ocurrir que si se trata al animal más severamente cuando se aproxima al niño, o se le aísla para no molestarle, el perro puede establecer una asociación entre el niño y el nuevo trato, por ello es aconsejable que el perro participe de la nueva situación familiar, si bien teniendo siempre una constante vigilancia, para que aprenda a incorporar al bebé como un miembro más de la familia.

Por favor, es esencial recordar que un animal no debe estar solo con un niño en ningún caso. No porque los perros sean agresivos con los niños por naturaleza, sino por que estos últimos pueden tener reacciones extrañas hacia el animal cuando éste se les acerca para buscar contacto físico, o simplemente para abrazares para mostrar cariño.
Hasta que el nuevo miembro de la familia no sea mayorcito para comportarse apropiadamente con el animal doméstico, aproximadamente a los 10 años, no se debe permitir que los niños y perros actúen recíprocamente sin saber cómo responden en esas circunstancias. Esta es una medida de seguridad muy importante que protege tanto al niño como a la mascota.

Instrucciones para los nuevos padres:

  • No disciplinar al perro cuado se manifiesta curioso alrededor del niño.
  • Dejar que el perro huela y vea al niño.
  • Asociar experiencias agradables con la presencia del niño.
  • Dedicar especialmente 10 minutos al día a interaccionar activamente con el perro.
  • No dejar totalmente solos al niño y perro.
  • No aislar totalmente al perro del niño.

Procedimiento antes del nacimiento:

El proceso de introducción del bebé debe comenzar antes de su nacimiento. En este procedimiento se deben seguir los siguientes pasos:

  • En primer lugar y como condición indispensable, cualquier propietario en estas circunstancias debe asegurarse de tener un buen control sobre su perro mediante una educación básica. Este proceso, cuando se parte de “cero”, nos ocupará aproximadamente un período de un mes.
  • Antes de llegar el bebé se debe establecer un horario regular de alimentación y paseos que se ajuste a la realidad de las futuras circunstancias. Deberá respetarse cuando el niño esté presente.

Incluirá de uno a dos paseaos diarios de una duración de 5 a 10 minutos, dedicados exclusivamente a atender las necesidades del animal. Durante esos paseos, se ha de acariciar al perro, cuidarlo, hablarle despacio y cariñosamente, jugar con él y sus juguetes, darle masajes y todo aquello que al propietario le apetezca y sepa que a él le gusta.
Para llevar a cabo este intercambio de éxito hay que buscar los mejores momentos del día, aunque sea levantándose cinco minutos antes. Al dueño también le servirá para relajarse. Esta es una buena manera de indicar al animal que, a pesar de todo l que está sucediendo, él también es importante y cuenta para la familia.

El cambio de horarios hay que realizarlo lo más pronto posible. Un buen momento sería al comenzar la educación básica o al reforzarla, si el perro ya está educado, para que el paseo del bebé en cochecito acompañados del perro no suponga un esfuerzo extra, debe enseñársele a caminar a un lado con correa antes del nacimiento del niño. Esto contribuirá a tener un buen control sobre el animal.

  • Las áreas donde permanecerá el bebé tendrán un olor característico emanado de los artículos que utiliza el niño (pañales, lociones, polvos y otros objetos), que es interesante para el perro. Se ha de permitir que éste se acostumbre a ellos olfateándolos antes de la llegada del bebé. El propietario puede también manosearlos e impregnarse de su olor para que el perro le huela.

Igualmente, los objetos o la ropa del bebé pueden ser atractivos para el perro, por lo que no permitiremos que juegue con ellos enseñándole modales y utilizando las órdenes básicas. Cuando el bebé esté presente, tomaremos algún objeto o ropa que el niño ha usado y se los enseñaremos al animal para que familiarice con ellos y sepa que también hay un niño involucrado en la familia.

Tener la precaución de realizar los arreglos necesarios para que el animal pueda estar separado de las visitas o del bebé en algún momento, es un aspecto importante. Estas modificaciones, sin embargo, se han de realizar antes de la llegada del niño, para que el perro pueda acostumbrarse y no se sorprenda. No es aconsejable llevar a la mascota a una residencia canina. Es preferible tener al perro vigilado dentro de casa porque esto disminuye la tensión. Los perros incrementan la tensión en las perreras o residencias y se vuelven temerosos a su regreso al hogar, por lo que pueden asociar su estado de miedo con la llegada del bebé.

  • Cuando el bebé entre en casa, el propietario necesitará ayuda. Debe poder saludar y prestar atención a los animales sin tener que decirles que se marchen, o arriesgarse a intervenir porque estén molestando al bebé. Alguien debe poder sostener al bebé mientras el dueño saluda a sus mascotas.

Si se trata de un animal que salta al saludar, se le debe poner en otro cuarto hasta que todo esté tranquilo y el propietario pueda entrar a saludarlo. Si el animal es difícil de controlar debe colocársele una correa pero antes, hay que saludarle de forma efusiva. Sólo debe empezar la presentación de los animales al bebé cuando todo esté tranquilo y bajo control, con los animales callados y en calma, cuando todo regrese a una situación normal. Este proceso puede durar de unos 15 a 30 minutos.

  • Una vez estemos listos para comenzar con la presentación de los animales, alguien debe hacerse cargo del bebé para que el propietario pueda supervisar al perro. El animal puede oler y explorar al bebé. Si se manifiesta temeroso del niño, es aconsejable hablar suavemente con él, frotarlo, darle masaje y animarlo para seguir oliendo al bebé. No hay que sostener ni mover al pequeño en el aire delante del perro, pues podría incitar al animal a arremeter contra el niño. Esta es una conducta inapropiada y potencialmente peligrosa.

En todo momento debe haber tranquilidad y la situación ha de estar totalmente controlada. Aunque un lametazo pueda ser aceptable, se debe detener al animal al instante. Si se presentan lloros o gruñidos al bebé, hay que esr capaz de corregirlos verbalmente. Si no es así, el dueño ha de colocar al animal en otro cuarto hasta que esté tranquilo. Cuando se calme, se podrá probar nuevamente la presentación. El propietario ha de recordar que debe impedir cualquier conducta errónea, antes de que se produzca, sobresaltando al animal para que cese y, entonces, reforzar otra conducta más adecuada.

Si el dueño está solo durante las primeras semanas, los animales deben estar guardados en presencia del niño. Es imposible atender a los dos y tener la seguridad de poder reprimir una mala conducta del perro.
Hay que asegurarse de que la separación de los barrotes de la cuna del bebé no es accesible para el perro.

También es importante considerar el estado de la correa y su longitud que, en caso necesario, se podría utilizar para tener bajo control al perro en presencia del bebé. De esta forma, el animal puede estar cerca del niño y el dueño puede acariciarlo, pero el perro no puede arremeter para localizar y alcanzar al bebé.

  • Si después de 3 semanas, el animal acepta al bebé sin presentar malas conductas, se puede estar tranquilo, No obstante nunca hay que dejar solos al animal y al niño.

Es erróneo pensar que el bozal evita posibles lesiones. El cráneo de un niño es muy débil como para soportar una embestida de un perro y puede llegar a producirse una fractura sin que hubiese intención. Un bozal puede prevenir una mordedura, pero no disuade al perro de arremeter contra el niño.

  • Bajo ninguna circunstancia un animal doméstico puede dormir en el mismo cuarto que un niño. Es aconsejable usar un intercomunicador para poder cerrar la puerta de la estancia del bebé mientras duerme.

Miguel Ibáñez Talegón
Profesor de Etología y Protección Animal
Jefe del Servicio de Etología Clínica Veterinaria

Insolación

La insolación se produce como resultado de una larga exposición de cualquier animal a los rayos solares o a un calor intenso y prolongado. Es muy posible que después de cierto tiempo se debata bajo los efectos del letargo, tenderá a anular sus movimientos, no trabajará o acudirá a nuestra llamada, pareciendo que se halla drogado. Si es obligado a andar puede caer al suelo, donde quedará respirando dificultosamente. La piel se tornará reseca y caliente al tacto. Puede morir en pocas horas si no se intenta paliar los efectos de la insolación. Para ello debe ser llevado aun lugar en sombra y una vez en él, hay que actuar con toda rapidez para que la temperatura descienda. Si no ha sufrido demasiados trastornos, puede bastar con unas bolsas de hielo en la cabeza, pero si la exposición fue prolongada, lo mejor será empapar una sábana o toalla y envolverlo en ella. Entre tanto conviene vigilar la temperatura del animal y no permitir que descienda por debajo de los 38º. La presencia de un veterinario tan pronto como sea posible se considera imprescindible, pues de este modo pueden tomarse las medidas adecuadas ante una posible caída de la presión sanguínea, que le producirá un estado de shock preocupante. Lo prudente es que con los cuidados y unas horas de descanso todo mejore en poco tiempo.

 

Congelación

 

La congelación se produce como resultado de una prolongada exposición al frío intenso. En los perros suelen verse afectadas las zonas del cuerpo más alejadas del corazón, generalmente la cola y las patas. La sangre se congela en los vasos y la nutrición no se produce como debiera, por lo tanto los tejidos orgánicos mueren y surge la gangrena lo cual es muy grave, por eso los primeros auxilios sólo son válidos para no aumentar el peligro. La zona afectada, que seguramente mostrará aspecto rígido, debe frotarse con nieve o sumergirse en agua fría –nunca tibia o caliente-. Si el animal puede, debemos estimularle para que pasee, así reestablecerá, o al menos mejorará, la circulación. Tan pronto como advirtamos que la zona afectada recobra algo de su elasticidad, procederemos a masajearla con algo de aceite o vaselina y envolverla en algodón si es posible. No es recomendable la utilización de alcohol porque dilataría las arterias heladas y facilitaría el edema. No piense que al haber recuperado el perro la movilidad en el miembro afectado por congelación ya no hay peligro. En poco tiempo se manifestará una inflamación grave y la zona se hará muy dolorosa. Si no es tratada, después habría supuración y gangrena húmeda, que haría estragos. Por norma general se admite que a mayor enrojecimiento de la piel en la zona congelada, mayor será el riesgo y dificultades para la curación.

Caneduca

Evitar la agresividad

Actualmente resulta casi imposible pasear sin cruzarnos en nuestro camino con un perro que demuestre algún tipo de conducta agresiva. La agresividad canina está “de moda”, han dejado de ser raros los perros agresivos, para pasar a serlo los perros equilibrados y sociabilizados. Pero el problema lo tenemos cuando miramos hacia abajo… y el perro problemático es el nuestro.

Es por todos conocido que estos problemas tienen solución, ya que prácticamente en todos los casos hablamos de un déficit educacional, o una falta de normas y costumbres que, si bien no nos parecen importantes, resultan necesarias para evitar este tipo de trastornos. Pero, ¿conoce todo el mundo que con una serie de pautas podríamos evitar que nuestro perro desencadenara este comportamiento? El resultado sería mucho mejor, ya que no sólo no tendríamos que tratar el problema, sino que este nunca aparecería.

Las conductas agresivas de nuestros perros pueden desencadenarse por muchas causas. Entre manos podríamos tener un problema de ansiedad, de inseguridad… un perro mimado en exceso, o un perro con un miedo atroz… y nosotros sólo sabríamos que nuestro perro presenta conductas agresivas, aunque no el motivo. Pero si desde el principio de adquirirlo hubiéramos actuado de manera correcta, cualquiera de ellas podría haberse evitado.

Las causas que desencadenan este tipo de episodios pueden ser genéticas o aprendidas. Las genéticas no nos van a causar el problema, pero sí nos van a dar la predisposición a padecerlo en mayor o menor medida. El aprendizaje determinará la causa. Con esto quiero decir que si nuestro perro está genéticamente predispuesto (p.ej. de carácter débil) y durante el aprendizaje adquiere una experiencia negativa (potenciada en mayor o menor medida por nosotros o quien se encargue de su educación), es altamente probable que, lejos de solucionarse solo, aumente este problema, desencadenando episodios de agresividad como respuesta.

Entendido esto, evitar estos problemas resulta más sencillo. Como la agresividad tiene una nota genética, es conveniente, a la hora de adquirir a nuestra mascota, tenerlo en cuenta. Siempre deberemos conocer a los padres (a ser posible, cuantas más generaciones ascendentes conozcamos, mejor), una hembra inestable tendrá más posibilidades de criar cachorros inestables (componente genético y aprendizaje influenciado). El imprinting (o periodo crítico) es la parte más importante en el crecimiento y aprendizaje del cachorro. En el caso de que la madre esté sana tanto física como psíquicamente, será quien mejor sepa realizarlo, pero si es inestable, podría afectar a nuestro perro de cara al futuro. Desde pequeño deberemos exponerlo a todos aquellos estímulos que puedan aparecer en el futuro , de cara a que para él todo sea conocido (recordado) y no le genere ansiedad o miedo. Un ejemplo muy claro son los ruidos fuertes (tiros, petardos,…), si desde pequeño le exponemos a ellos, de adulto los conocerá y no será nada nuevo para él. También es conveniente que desde cachorro establezcamos las pautas que querremos seguir en un futuro. Es muy común dejarle hacer “porque es cachorro”, sin tener en cuenta que ese mismo comportamiento que ahora permitimos, en un futuro se volverá desagradable, o podrá molestarnos en mayor medida. Por esto, lo ideal será permitirle de cachorro lo mismo que le permitiremos de adulto, para evitar el tener que corregir un comportamiento que nosotros hemos potenciado. A la hora de los paseos, es importante que nuestro perro gaste energía. La energía que no gaste en la calle le podrá provocar ansiedad, estrés,… y desembocar en reacciones agresivas. Es necesario que nuestra mascota se canse en la calle, tenga el tamaño que tenga, y la edad que tenga (es importante adecuar el tipo de ejercicio y la cantidad en función de su estado de salud y edad, pues es negativo tanto el defecto como el exceso). Si nuestro perro aparentara tener una conducta dominante, lo correcto sería marcarle bien las pautas, no permitirle excesos, ni permitirle que “haga lo que quiera”. Esto podría causar problemas en el futuro, ya que si él cree que tiene el control de la situación, en el momento en que intentemos llevarlo nosotros, intentará recuperarlo. Deberemos, entonces, establecer unas normas muy claras, y unos horarios muy definidos, y nunca ceder a sus peticiones, sean del tipo que sean.

Si a pesar de haber seguido estas pautas notamos algún problema, antes de que éste aumente hasta el punto de hacerse insostenible, será necesario acudir a un profesional, que mediante unas pautas nos enseñará a recuperar el control de la situación, así como a saber el motivo que causa este comportamiento y cómo evitar nuevos problemas.

Filariosis

La filariosis (dirofilariosis) es una enfermedad grave que se encuentra en varios animales, incluido el hombre, aunque preferentemente en perros.
Se transmite por la picadura de un mosquito, por lo que se da en zonas templadas y húmedas.
La filaria adulta puede alcanzar de 12 a 40 cm. Para transmitirla, el mosquito se infesta aspirando las microfilarias.
Una vez dentro del mismo, evolucionan para adquirir la forma adecuada para pasar a la piel del animal cuando el mosquito pique; dentro de la piel, pasan 30 días hasta que comienzan a migrar hacia el corazón, donde llegan unos 5 ó 6 meses después, crecen, se reproducen y completan el ciclo.

Es una de las enfermedades más importantes que afectan a los animales de compañía en el mundo. Está distribuída especialmente por España, y Huelva es la ciudad más afectada.
Esta enfermedad cursa normalmente de forma crónica, y después de varios años puede causar la muerte, aunque también puede tener un curso agudo provocando la muerte en pocas horas.
En el mercado se usan productos basados en derivados de la abamectina (ivermectina, melbemicina, selamectina…) con una eficacioa altísima para prevenir esta enfermedad.

Caneduca

Displasia de cadera

Introducción:

“dys” (dificultad) , “platto” (formas). Dificultad en formarse adecuadamente.
Schnelle (EEUU) fue el primero en describir esta enfermedad y la clasificó según su gravedad. A finales de los 50 se constata que nos encontramos ante una patología de orígen genético y empiezan los programas de lucha, siendo pioneros la asociación para la crianza de pastores alemanes.
Es la enfermedad ortopédica más común, asociada siempre a razas grandes y medianas, de rápido crecimiento.

Descripción y diagnóstico:

La displasia es una enfermedad hereditaria que afecta al tren posterior del perro (la cadera), y se manifiesta por dificultades al levantarse, al correr, dolor o excesiva sensibilidad y un tambaleo poco natural en el desplazamiento.
En cachorros, nos llamará la atención la falta de actividad, que siempre se encuentren echados y que no tengan comportamientos propios de los jóvenes.
A nivel óseo, se trata de un mal acoplamiento de la articulación coxo femoral (donde se une la cabeza del fémur con la cadera). y se diagnostica a través de una radiografía, que se toma con el animal anestesiado para impedir que la tensión de los miembros dificulte el diagnóstico.
Una articulación normal muestra las cabezas femorales ubicadas correctamente en las cavidades acetabulares, en una displásica se observan alteraciones en los bordes acetabulares, cambios de la forma de la cabezas y cuellos femorales (degenerativos de la Osteoartrosis),…
Actualmente, además de la valoración radiológica, contamos con el TAC (Tomografía Axial Computarizada, exploración de rayos X que produce imágenes detalladas de cortes axiales del cuerpo), y la artroscopia (es el exámen realizado mediante un aparato endoscópico que se introduce en el interior de la articulación, nos da una idea real del estado de la articulación). Sin embargo, todos los clubes o instituciones siguen rigiéndose por el diagnóstico radiológico del perro adulto.

Clasificación por grados de gravedad:

Existen tres formas estandarizadas para realizar el diagnóstico:

Método de Schnelle (1954)_

GRADO 1_ Cabeza del fémur demasiado pequeña en comparación con el acetábulo, por lo tanto la línea de congruencia es muy grande.
GRADO 2_ Acetábulo aplanado, la cabeza no es totalmente esférica.
GRADO 3_ Cabeza del fémur subluxada.
GRADO 4_ Cabeza del fémur luxada.

Método de Piehler (1967)_

Según este método debemos medir la profundidad del acetábulo mediante la longitud de dos trayectos (distancia puntos profundos del acetábulo, y centros de los techos del acetábulo), y se ponen en relación ambas distancias mediante la fórmula siguiente:
X1 * 100 /X3 = Y2 %
X1 es la distancia entre los puntos profundos
X3 es la de los centros de los techos
Y a partir de los valores de Y2 se establece:

55-69 % _ articulación sana
70-73 % _ DC 1 grado
74-79 % _ DC 2 grado
80 % y superior _ DC 3 grado

Esta clasificación actualmente no se utiliza.

Método de Mueller y Saar (1966)_

Clasificación por 5 grados, descrita en 1978 por la FCI (Federation Cinologique International):

Sin indicios de Displasia: Cabeza femoral y acetábulo congruentes. Ángulo de Norberg, en posición normal 105º o más. Borde craneal del acetábulo afilado o ligeramente redondeado. Intersticio articular es estrecho y uniforme, congruencia correcta. Reborde craneolateral del acetabulo abarca la cabeza femoral. Forma de transición: Incongruencia articular.
Sospecha de displasia: Ángulo de Norberg 105º o menos de 105º ligero. Falta de precisión en el reborde, craneal , caudal o dorsal del acetábulo.
Ligera displasia: Cabeza de fémur y acetábulo incongruentes. Ángulo de Norberg superior a 100º. Reborde craneolateral ligeramente aplanada. Ligerísimas lesiones osteoartrosicas, reborde craneal caudal dorsal del acetábulo.
Mediana displasia: Clara incongruencia cabeza de fémur acetábulo, coluxación de la cabeza femoral. Ángulo de Norberg superior a 90º. Aplanamiento del reborde craneal del acetábulo. Lesiones osteoartrosicas.
Grave displasia: Luxación acentuada cabeza femoral. Ángulo de Norberg inferior a 90º. Claro aplanamiento del reborde craneal acetabular. Deformación de la cabeza femoral (seta aplanada). Señales osteoartrosicas.

Actualmente la valoración real se ha dejado en manos de los clubes. Durante muchos años, AVEPA luchó para que la displasia de cadera fuera motivo excluyente de reproducción, por que la forma de acabar con ella es no dejar criar a animales que la padezcan, independientemente de su grado, ya que hablamos de una enfermedad genética.

Cuándo realizar el diagnóstico:

El diagnóstico se realiza cuando:
A) Lo pide el propietario, para obtener la certificación que valide a su animal para la reproducción.
B) Lo pide el criador, para poder reproducir
C) Exigencias del club de la raza
D) Todos aquellos animales que presentan algún indicio, tales como dolor a la manipulación, cachorros apáticos, andar culeante o anormal, dificultad en el movimiento,…

Es conveniente realizar el diagnóstico desde los 6 meses de edad, donde ya se puede ver la adaptación de las superficies articulares.
El diagnóstico precoz permitirá mejorar la calidad de vida del cachorro y además evitará que, al ignorarse su existencia, se utilice al animal como reproductor, pasando la enfermedad a su descendencia. Aunque la ausencia de displasia coxofemoral no es garantía pro sí sola para que sus descendientes estén libres de la enfermedad.

Técnicas quirúrgicas:

Los aspectos a valorar son, entre otros:
*funcionabilidad del animal
*estado de la articulación
*angulaciones de cadera
*cuello femoral corto-medio-largo
*estado de la musculatura del tercio posterior
*estado neurológico
*alimentación
*lugar donde vive, superficie del suelo, juego, paseos, etc.
*valoración anatómica de la articulación ósea
*vista exterior: forma de levantarse, sentarse, andar, …
*pruebas complementarias
*edad del animal

Los objetivos del tratamiento son la inhibición de la inflamación, el alivio del dolor, la regeneración de las superficies atriculares, la reparación del cartílago,…

Tipos de operaciones:

Pectinectomía: es una técnica que siempre mejora la funcionalidad y disminuye el dolor, cumple al 100% su propósito. La duración variará en cada caso. Es una operación en la que se inserta un músculo de tal manera que provoca una unión más fuerte entre la cabeza del fémur y el acetábulo.
Plastia del acetábulo: se coloca una prótesis de material sintético que hará que la cabeza femoral no pueda luxarse.
Artoplastia de voladizo de POB: no se ha podido verificar su biocompatibilidad.
Varización: técnica efectiva que funciona correctamente a corto, medio y largo plazo, en más de un 80 % de casos. Triple osteotomía pélvica. Idicada en perros entre los 4 y 10 meses de edad sin cambios degenerativos secundarios en la articulaciçon.
Artoplastia de cabeza femoral: es la técnica de siempre, es quizá la técnica que más se utiliza en animales que sufren enfermedad articular degenerativa. Se obtiene cerca del 97 % de buenos resultados.
Prótesis de cadera: para que un animal pueda ser sometido a una prótesis total de cadera, es necesario que no padezca ninguna enfermedad autoinmune ni infecciosa y que no exista lesión de columna vertebral (discoespondilitis). Es una técnica compleja y requiere una exactitud muy alta en su ejecución. Puede realizarse a cualquier edad. Las estadísticas hablan de un 60-65% de resultados favorables a corto y medio plazo.
Forage: (fr. orificio, agujero). Consiste en liberar la articulación coxofemoral de la presión intraarticular. Se realiza un orificio atravesando el cuello y la cabeza femoral, llegando al acetábulo, así favorecemos la expulsión del exceso de sinovia y se ayudará al drenaje de la articulación durante bastante tiempo. También produce una neovascularización en toda la zona de la superficie articular, lo que favorece la sustitución del tejido cartilaginoso lesionado por tejido laxo conjuntivo, que ayuda a la buena fricción. Esta técnica se puede aplicar en todos los casos en los que se pueda producir, o se intuya, una necrosis vascular, por traumatismo o fractura degenerativa. Es muy sencilla y los resultados obtenidos son todos de mejoría, en mayor o menor grado.

Porcentaje de displasia según las razas:

Registro de la OFA – USA – Fundación Ortopédia Americana. Estas son las 20 primeras razas.

RAZAS CONTROLADOS EXCELENTES DISPLÁSICOS
Bulldog 241 0.0 73.4
Pug 181 0.0 60.8
Dogo de Burdeos 113 0.0 54.9
Otterhound 217 0.0 51.2
Clumber Spaniel 339 3.2 49.6
Mastín Napolitano 105 1.0 47.6
San Bernardo 1791 3.9 47.0
Boykin Spaniel 1085 0.8 43.6
Sussex Spaniel 136 0.7 41.2
Cane Corso 110 5.5 40.9
Bulldog Americano 607 4.3 34.8
Louisiana Catahoula Leopard 110 9.1 30.0
Basset Hound 112 0.0 28.6
Fila Brasileiro 426 7.5 27.5
Newfoundland 9578 6.3 26.8
Bloodhound 1880 1.9 26.1
Chinook 150 2.7 26.0
Amerian Staffordshire Terrier 1397 1.9 25.9
Bullmastiff 3227 3.3 25.1

Caneduca